El celular ¿nos acerca o nos aleja? (Parte 2 )

14/05/2018

Al término de la nota anterior mencionábamos que existían evidencias de que los DMC ( Dispositivos Móviles de Comunicación ) impactan en nuestras relaciones personales, a la vez que producen implicancias en aspectos cognitivos y socio-culturales, causando un comportamiento de atención dispersa , definido entre nosotros mediante el anglicismo

“Multitasking”, o tarea múltiple.

 

Las implicancias cognitivas y el Multitasking son especialmente notorias en ambientes organizacionales. Cualquier tipo de organización , sea pública o privada , posee un nombre, una reputación , una trayectoria y un conjunto de productos y/o servicios con los cuales satisface a un segmento de usuarios, ya sean éstos clientes privados o contribuyentes. Pero aun teniendo en cuenta todos estos “activos” con que cuenta la organización , su valor más preciado son las personas que lo componen, y hoy en día, cuando los liderazgos unipersonales van dejando paso a la colaboración laboral en pos de objetivos concretos, las relaciones personales en el ámbito laboral constituyen el elemento más crítico para el éxito o el fracaso de una organización.

 

Por lo tanto , todo factor que perturbe o tienda a sacar de cauce las conductas relacionales de un individuo , influirá , a veces decisivamente , sobre la calidad de las relaciones personales que dicho individuo puede desarrollar en su ámbito organizacional.

 

Un estudio realizado en 2014 (#1) evidenció que la atención dispersa, el Multitasking y la sobrecarga de información o “Cyber-sobrecarga” como hubimos definido en la nota anterior, trae las siguientes consecuencias para un individuo como miembro de un equipo de trabajo :

  • Deteriora la memoria de corto plazo

  • Amplifica las distracciones

  • Dificulta la utilización del criterio para determinar lo que es relevante de los que es secundario o trivial

  • Limita la adquisición de información

  • La lectura a través de hipervínculos ( hyperlinks ) dificulta el aprendizaje y la comprensión

Estas consecuencias arriba mencionadas afectan en forma directa la productividad y la posibilidad del trabajo en equipo. Es usual hoy en día que cuando nos encontramos enfrentados a esta situación de Cyber-sobrecarga :

  • Comprobemos nuestra casilla de entrada de mails o mensajería cada 5 o 10 minutos

  • Realicemos cambios frecuentes entre una y otra tarea.

  • Tengamos que gerenciar varias interrupciones

  • Suframos disrrupciones en los pensamientos

  • Estemos más propensos a cometer errores y nos resulte más trabajosa la comprensión de algunas situaciones , tareas o conceptos que nos llegan.

Todo esto , a su vez, nos inhibe de realizar pensamientos profundos, concentrarnos, tener la capacidad de ejecutar análisis críticos y hasta incluso de dar rienda suelta a la imaginación.

 

Por lo tanto, podemos afirmar que si nos dejamos llevar por la Cyber-sobrecarga y no hacemos esfuerzos para gerenciarla y moderar su impacto en nuestra agenda diaria, el desempeño laboral u organizacional resultante será seguramente afectado.

 

Sociabilidad vs Atención Dividida

 

¿Y qué sucede a un nivel superior al organizacional, cuando nos adentramos en lo social?

 

Durante el siglo pasado, muchas de las tecnologías que irrumpieron en nuestras vidas trayendo progreso, como han sido la Radio, la TV, los viajes aéreos, los automóviles ,también han ejercido su costado “corrosivo” sobre los procesos interpersonales –cara a cara- y dentro de una comunidad. Pero particularmente aquellas tecnologías en red, es decir, aquellas que permiten extender las capacidades de nuestro cerebro como ser la Prensa escrita , la radio , la TV , la telefonía y al cabo, la telefonía celular son denominadas “tecnologías intelectuales “ . Algunas de ellas, como la propia telefonía celular, ha sido capaz de subsumir otras tecnologías intelectuales : actualmente, nuestro celular es, o puede llegar a ser bajo nuestra decisión , computadora personal, prensa escrita en línea, reloj, mapa, TV, teléfono y más recientemente, sensor emocional y modificador de conducta.

 

Las tecnologías intelectuales o en red son distintivas porque nos permiten estar en una especie de “presencia ausente” como directa consecuencia de una partición de la conciencia creada por los DMC, en donde uno está física y perceptualmente presente, pero inmerso ubicuamente en un mundo al cual nos vincula la tecnología.

 

Hay dos implicancias notorias y pertinentes a nivel social de esta “partición de la conciencia” creada por el celular : la “Microfragmentación social” y las “Relaciones Horizontales”.

 

En la Microfragmentación social, los DMC simbolizan los vínculos relacionales de cada uno de nosotros, proveyendo una sensación de conexión irrestricta con redes sociales y organizaciones cada vez más extensas, aunque nuestro aparato permanezca en “silent mode”.

 

Otro de los aspectos de la creciente preponderancia de la atención dividida en nuestros entornos tecnológicamente vinculados es un viraje cultural hacia las “relaciones horizontales” ( no me atrevo a calificarlas como “relaciones superfluas” pero admito que no estarían lejos de serlo) . Son relaciones que no requieren el tiempo , el esfuerzo, la atención ni el compromiso de una “relación vertical” , la cual progresa gradualmente a lo largo del tiempo.

 

En una próxima entrega, les propongo profundizar un poco más sobre estas dos implicancias socioculturales de los DMC

Fuente consultada y citada

(#1) The Iphone Effect : The quality of In-person Social interactions in the presence of Mobile Devices. Julio, 2014

S.Misra, L.Cheng, J.Genevie, M. Yuan


 

TAGs tecnologia smartphones moviles conexion

 

 

Compartir en Facebook
Compartir enTwitter
Please reload

Entradas destacadas

Reflexiones básicas para padres y líderes organizacionales sobre los videojuegos y sus impactos a nivel intrafamiliar y laboral (Parte 3)

04/09/2018

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo